BIENVENIDOS A SALA CUNA Y JARDIN INFANTIL NIÑO JESUS DE PRAGA

Desarrollamos una educación integral y valórica, creando un ambiente estimulante, oportuno y adecuado. Trabajamos con la metodología Montessori logrando un mejor aprendizaje, aportando así al crecimiento y desarrollo de nuestros niños.

Misión

Nos enfocamos en entregar una enseñanza mediante los sentidos de los niños/as desde nido menor hasta casa de niños, contribuyendo con el desarrollo de forma integral. Los niños que asistan a esta sala cuna y jardín infantil, estará expuesto a un método que facilitará el crecimiento de una disciplina interna para lograr un razonamiento complejo, obteniendo libertad para escoger los trabajos y materiales, siempre guiados y observados por una profesional, la cual pondrá metas de desempeño según sus capacidades y necesidades del niño/a.

Visión

Los periodos sensitivos, serán nuestra guía para poder suplir las necesidades de acuerdo a las edades de los niños/as y presentarles trabajos según sus periodos sensibles. Uno de los factores más importantes para lograr un ambiente estimulador y beneficioso para los niños en esta edad, es aquel que le entrega seguridad, paz, confianza, desafíos a su altura y libertad de acuerdo a las reglas del salón, todo esto debe ser con respeto y amor hacia todo lo que le ofreceremos a los niños/as.

Filosofía

La científica María Montessori, descubrió que ningún ser humano puede ser educado por otra persona, cada individuo tiene que hacer las cosas por si mismo, porque de otra forma nunca llegará a aprenderlas, no hay nada mas espectacular que vivir la experiencia para encarnar un aprendizaje sea cual sea. Lo realmente importante es cultivar su deseo natural de aprender.

Reseña histórica del jardín

El jardín nace el 02 de noviembre del 2011, en el centro de Florida, en una casa hermosa con una decoración y mobiliario con materiales nobles, ingresan 2 niños de 4 años de edad, y en marzo del año siguiente continuábamos creciendo en todo sentido, el jardín tenía más material de trabajo, se construyeron juegos en el patio, agrandamos los salones, modificamos el jardín para la llegada de nuevas familias y funcionarias del jardín, ahí estuvimos hasta noviembre del año 2013, ya que el número de matrículas nos impedía seguir atendiendo en un espacio tan reducido y con poca capacidad, es así como buscamos en el mismo barrio un lugar más amplio para poder seguir atendiendo en a las familias de la comunidad, llegamos a un lugar en donde el patio era 10 veces más amplio que todo el jardín anterior, las familias nos siguieron y continuamos con los mismos niños/as en el jardín nuevo, ahí trabajamos por 2 años más como jardín tradicional, ese año 2015 me di cuenta que había mucho por hacer para conseguir un cambio positivo en este mundo, y el cambio debía comenzar con los niños/as, decidí estudiar y que las funcionarias también estudiaran La filosofía Montessori, transformando el jardín con los materiales y vivenciando junto a los niños/as estas ganas de ver el cambio en ellos y retro alimentarnos mutuamente de esta filosofía de vida, de disfrutar de la paz que se crea en un ambiente Montessori, paz que solo se logra con esta filosofía de vida. Hoy en día somos pioneros junto a nuestros niños/as en la comuna, somos un jardín familiar, el cual quiere aportar un granito en este mundo, entregando un ambiente de armonía y respeto por lo más valioso que hay en este mundo, los niños/as.

Fundamento Religioso

La vinculación religiosa es esencial para el hombre, desde que nace, por lo tanto no puede estar ausente de una educación realmente integral. Señala que un niño/a normal quiere creer que su naturaleza tiene el anhelo de Dios y que por lo tanto lo que corresponde hacer es ayudar a que ésta se libere. El niño/a que ha practicado el trato moral que implica este método, tiene un ambiente mejor adaptado a su desarrollo, por lo tanto una inspiración voluntaria al bien, al sacrificio por amor, la santidad, etc. Este fundamento propicia un ambiente físico que apoya este encuentro del niño/a con Dios, el apoyo a la liberación de su naturaleza y como factor esencial la “preparación espiritual del maestro”. El maestro que cree poder prepararse para su misión únicamente por la adquisición de conocimientos, se engañará: debe, ante todo, crear en él ciertas disposiciones de orden moral. María Montessori, expresa: “Tenemos que Educarnos si queremos Educar”.

Vida práctica

Se considera una de las áreas primordiales del salón, ya que ayuda al niño/a a desarrollar su coordinación, concentración, independencia, orden y disciplina. Abarca los ejercicios para la relación social, la tolerancia, cortesía, control perfecto y refinamiento del movimiento. (autonomía )

Lenguaje, lectura y escritura

El primer paso es la parte sensorial. Los niños utilizan el dedo índice para conocer sensorialmente cada letra, mediante el uso de letras contorneadas. Esto les ayuda a reconocer las formas geométricas y al mismo tiempo desarrollar sus destrezas. Aprender las letras fonéticamente y sustituir el dedo para más adelante escribir. El aprendizaje de la lectura y la escritura se logra de forma natural. El intercambiar experiencias con compañeros mayores que ya lean y escriban, propicia en el su deseo de hacerlo. (lenguaje verbal, relación lógico matemática)

Matemáticas, introducción a los números

La introducción a los números y a la matemática es sensorial. El niño/a aprende asociar los números a las cantidades, trasladándose gradualmente a formas más abstractas de representación. (relación lógico matemática y cuantificación)

La educación sensorial

Se refiere al desarrollo y al refinamiento de los cinco sentidos: vista, sonido, tacto, olfato y gusto. El propósito de los ejercicios es educar los sentidos, así el niño/a pueda aprender sobre el ambiente, y discriminar sobre sus aspectos más sutiles, mediante la manipulación y experimentación de materiales por medio de los sentidos. Se pensaba que a través de estas actividades los aprendizajes se interiorizaban más fácilmente y permitían a los niños/as observar, descubrir, asociar, compara, graduar y auto corregirse. (lenguaje artístico)